Post semana santa

Semana Santa en La Puebla de Montalbán

La Semana Santa ya pasó y con ella el tiempo de meditación y recogimiento. ¡Y la “jartá” de torrijas que me he metido entre pecho y espalda! jajajajaja. Naturalmente no he querido dejar pasar la oportunidad de hacer un pequeño reportaje fotográfico. Empecé por la iglesia parroquial el jueves por la mañana para hacer fotos de la preparación de las tallas. Ya las tenían preparadas así que hablé con un señor que estaba allí al cargo (pensé que era el cura pero no) al que desde aquí le doy las gracias por no apagar las luces y permitirme hacer las fotos. Ya por la tarde continué mi periplo acercándome al convento de los padres franciscanos. Allí me estaba esperando Vicente gracias al cual pude entrar al convento y sacar algunas fotos de el, de Ángel, del Cristo de Medinaceli y de una talla muy especial que se estrenaba este año. Un pequeña talla de La Verónica de unos 50cm para que lo niños pudieran sacarla en procesión.

Llegaron las 23:00 y empezaba la procesión propiamente dicha, la procesión del silencio. Empezó en la iglesia parroquial con las tallas de Cristo de la Cruz a cuestas, Cristo atado a la columna, Ecce Homo (de este busto no hay fotos), Cristo de la Expiración y Virgen de los Dolores. Desde ahí nos dirigimos al convento donde se unirían las tallas de La Verónica (de los niños) y Jesús de Medinaceli. Una vez se juntaron ambas, nos dirigimos a la plaza mayor para ver como luego cada talla volvía a su iglesia o convento.

El viernes por la mañana agarre la cámara y me fui a la ermita de Nuestra Señora de la Soledad para sacar fotos de la preparación de las tallas. Y allí estaban la Virgen de la Soledad, Virgen de las Angustias, Santo Sepulcro (al que por respeto no le hice fotos) y San Juan Evangelista. Estaban en una calma que parecía que me estaban mirando. Ya por la tarde, me preparé para fotografiar toda la procesión. Lamentablemente no pudo salir. Hacía tanto viento que se temió que un golpe de aire hiciera temblar la estabilidad de la Virgen de la Soledad y acabara en un accidente. Todos lo lamentamos mucho. Pero es de agradecer que tuvieran el gesto de sacarla a la puerta de la ermita para hacer la “levantá” para que los que llevaban todo el año esperando con devoción este momento, no se quedaran con ese mal trago.

Hay personas a las que les tengo que agradecer mucho que este reportaje haya visto la luz. Empezaré por Vicente porque sin conocerme de nada, me permitió fotografiar a Jesús de Medinaceli por la tarde el jueves santo. También gracias a el, pude acceder al convento momentos antes de que empezara la procesión y le pude fotografiar con todos los costaleros de Jesús de Medinaceli. También le quiero dar las gracias a su mujer, Rosario y a Juan Carlos que me permitieron fotografiarlos con los niños junto a la talla de la Verónica momentos antes de salir. A todos ellos, ¡gracias de corazón!. Sin su colaboración no habría podido hacerlo.

Debido a que estábamos en una procesión, la del silencio, y sabiendo que había gente muy devota procure respetarla lo máximo posible. Intenté que el flash (necesario al ser de noche) no molestase a la gente y puse la cámara en modo silencioso para intentar hacer mi presencia lo mas “invisible” posible. Si alguien se enfadó quiero pedir perdón, no era mi intención faltar al respeto a nadie.

Es posible también que me haya equivocado con el nombre de algunas tallas y de su lugar de partida en la procesión. Si es así, los cambiaré encantado.

Podéis disfrutar de todas las fotos en la galería, en la sección de Semana Santa en La Puebla 2013 (cuando os metáis en la galería, abajo en el centro os aparecerá un botón con el mensaje “cargar más”. Hay que pulsarlo para que cargue todas las galerías de fotos que quedan entre las que se encuentra la de Semana Santa)

 

Si te ha gustado este post,suscríbete a mi canal RSS!